Autoridades sanantoninas solicitaron al Estado pensiones de gracias para viudas e hijos de pescadores desaparecidos en altamar

La solicitud formal para que las viudas e hijos de los cuatro pescadores sanantoninos, desaparecidos el pasado mes de julio, accedan a pensiones de gracia, solicitaron autoridades locales al ministro del Interior, Mario Fernández, tras un encuentro sostenido en La Moneda.

Dicho requerimiento social ha recibido el apoyo transversal de los diputados María José Hoffmann, Víctor Torres, concejales, y es canalizado a través de la Gobernación Provincial y su departamento social.

Tras el encuentro, que congregó a familiares y autoridades locales, la diputada Hoffmann remarcó que “queremos agradecer el ministro del Interior por recibirnos junto a los familiares de nuestros pescadores desaparecidos en julio. Estos son momentos dolorosos para las familias de los cuatro pescadores que hoy más que nunca necesitan la ayuda del Estado, en especial los niños para que no queden en desamparo”.

De la misma forma, Hoffman agregó que “esta solicitud ha tenido un apoyo transversal porque entendemos el dolor y sufrimiento de las familias, en una situación que nos enluta como provincia y que no deseamos vuelva a ocurrir. Esperamos que a fin de mes, cuando se reúna en consejo presidencial tengamos una respuesta positiva que vaya en ayuda de estas familias”.

Por su parte, el gobernador Manuel Villatoro sentenció que “desde el momento de la desaparición hemos trabajado con las familias, y hoy hemos entregado las carpetas con los informes sociales elaborados por la gobernación. Hemos tenido una buena acogida por parte del ministro del Interior, para buscar todos los mecanismos, instrumentos y vías que estén en manos del estado para ir en ayuda de estas familias”.

Finalmente, la señora Marta Santander, esposa del pescador Juan Ambrosetti Adasme y madre de Juan Ambrosetti Santander, ambos desaparecidos, comentó la importancia que las familias afectadas reciban una ayuda social por parte del estado chileno. “Esta es la segunda vez que una situación así afecta a mi familia. Pero esta es más dolorosa porque se fueron mi hijo y mi viejo. Esperamos la ayuda del estado para no estar tan desamparados, en especial lo digo por mis nietas y poder entregarles estudios más adelante, cuando estén más grandes”.